Jiquilpan.-Pese a ser el principal motor de la economía local, el sector migrante es, a partir de la pandemia de COVID-19, objeto de una campaña institucional para pedirles no visitar sus lugares de origen o someterse, en caso de venir a la región a la cuarentena de observación.

Las estimaciones de regreso de los migrantes a sus lugares de origen son de 20 mil personas en datos de la Secretaría del Migrante de esta entidad en tanto que en municipios como Jiquilpan se carece de información que pudiera establecer siquiera un número aproximado de visitantes de Estados Unidos, de hecho, el único dato certero, según las autoridades es que en diversos estados de la Unión Americana radican 35 mil jiquilpenses, cinco mil menos de los que viven en la ciudad de Jiquilpan.

Como parte de la campaña para evitar la propagación del virus que causa el COVID-19 las autoridades estatales y municipales, a más de actores sociales de esta localidad han impulsado una campaña pidiendo a los migrantes no visitar la ciudad o la región.

Si bien, al menos el 90 por ciento de las familias en Jiquilpan tienen al menos un familiar en Estados Unidos, son las comunidades como Paredones, La Lagunita, Abadiano, Sarabia, Totolán, Los Remedios y El Fresno las que permanecen casi desiertas a lo largo del año debido al fenómeno de la migración a Estados Unidos desde donde se convierten en el motor de la economía de sus comunidades.

«Creo en vez de mirar al migrante como portadores de epidemias igual como nos está tratando Trump, deben preocuparse por cómo la estamos pasando. Un día somos héroes porque les inyectamos alivio a la economía de sus municipios y ahora ‘no te conozco migrante roñoso’ es la misma ignorancia que pasamos en los 80s cuando el SIDA que nos rechazaron incluso atacaron. Es cierto hay una pandemia ¿por qué señalar un sector que está fuera de su tierra? y que mucho se debe a sus gobernantes, muestra la ignorancia y conveniencia de ellos» señaló Luis Magaña, líder de la Organización de Trabajadores Agrícolas Mexicanos en California quien destacó que para este año y derivado de la contingencia sanitaria apenas entre el 10 y el 15 por ciento del número habitual de viajantes preparaba su retorno a varios estados de México.

«Vi un volante que sacaron de mi municipio que no vayamos y me dio asco y tristeza» señaló el líder migrante en entrevista realizada a través de un servicio de mensajería electrónica la tarde de este sábado en la que agregó que incluso podría darse una dusminución en las remesas las semanas próximas ya que este recurso lo requieren los migrantes para sobrellevar la situación en los lugares en que están radicados.

«Yo me siento indignado y la crisis me quitó la idea de ser ‘héroes’, se quitaron la máscara es una gran negocio los migrantes aún más que aquí nos traten como máquinas de producir allá como una caja de sacar dinero de bancos»

Lamentó que en el marco de esta crisis de salud los trabajadores agrícolas de origen mexicano se encuentran en total estado de indefensión por parte de los gobiernos de ambos países.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email