Jiquilpan.-En la intención de esclarecer el paradero de varias de las piezas arqueológicas rescatadas en la región de Otero, se buscará el acercamiento con la Unidad Académica de Estudios Regionales de la Coordinación de Humanidades de la UNAM a fin de poder presentar exposiciones temporales.

Familiares de quien realizara la primera documentación del hallazgo en la zona poniente de este municipio señalaron que resulta de vital importancia el rescate de las piezas que fueron entregadas tanto al Museo Regional (hoy UAER-UNAM) como al Museo Nacional de Antropología, este rescate no implica pedir que sean devueltas sino que éstas puedan ser nuevamente documentadas, inventariadas, fotografiadas y escaneadas para poder presentar exposiciones temporales con estas reproducciones; lo anterior ante la imposibilidad económica y técnica que representa el rescate físico de la Loma o Cerro de Otero.

Derivado de las exploraciones que realizó Jorge Martínez Guerrero en el año de 1940 en las que se encontró una multiplicidad de objetos prehispánicos, la Dirección de Monumentos Prehispánicos del Instituto Nacional de Antropología realizó una serie de exploraciones preliminares en este sitio comprobando que, en efecto, se trataba de un espacio de interés histórico.

Las exploraciones realizadas por Eduardo Noguera establecieron que se trataba de un complejo arquitectónico con edificios, plataformas y tumbas por lo que se realizó el levantamiento de planos que permitieran establecer el significado de estos vestigios; pese a que Jorge Martínez Guerrero era uno de los pocos fotógrafos de la época, no existen fotografías de las actividades realizadas durante estas exploraciones y el único archivo gráfico con el que se contó en ese tiempo fue con las gráficas realizadas a parte de los objetos descubiertos algunos de los cuales quedaron en resguardo del entonces Centros de Estudios de la Revolución Mexicana “Lázaro Cárdenas” AC (hoy UAER-UNAM).

De acuerdo al archivo familiar de los Martínez, fueron al menos 50 las piezas que se quedaron en el museo local en tanto que se desconoce cuántas fueron enviadas a la capital de País para su exhibición; entre las piezas que se quedaron para exhibición en la cabecera distrital de Jiquilpan se encuentran collares, puntas de macana, figuras de hombres y mujeres, orejeras con incrustaciones de turquesa, puntas de flecha de obsidiana, vasijas, tapas, bancos, cajetes, silbatos zoomorfos y al menos ocho sartales y un collar que, sin explicación alguna dejaron de exhibirse.

En 1947, la 20th Century Fox anuncia el estreno de Un Capitán de Castilla, película épica rodada enteramente en el Estado de Michoacán que llevaba en los roles principales a Tyrone Power y César Romero, cinta que retrataba el periodo de la Conquista, es en una de las escenas de esta cinta en la que el personaje de Tyron Power entrega al personaje interpretado por la debutante actriz Jean Peters un collar que fue identificado como uno de los encontrados en la zona arqueológica de Otero;  el collar utilizado por la productora norteamericana corresponde a la fotografía y la descripción realizada por el arqueólogo Eduardo Noguera como parte del proceso de catalogación de los objetos encontrados.

La idea es contar al menos con una actualización del material fotográfico y procurar que el uso de la tecnología pueda aplicarse para la generación de impresiones 3D que puedan exhibirse en fechas conmemorativas de este municipio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email