Para atisbar lo que puede venir en el futuro próximo, es importante hacer pequeños ejercicios de retroespectiva en las agendas de gobierno que han antecido al que tenemos hoy en día. Podemos por ejemplo iniciar analizando de la siguiente en dos décadas que llevamos del nuevo siglo en nuestro país han gobernado tres partidos políticos diferentes abarcando todo el espectro político. La derecha de Vicente Fox, el centro derecha de Felipe Calderón, la izquierda en ciertos aspectos radical y en algunos otros aspectos disparatada de MORENA, partido político que sucedió en. poder a una agenda política de centro con matices tanto de izquierda progresista como de derecha neoliberal como la del gobierno del Enrique Peña Nieto.
Sin duda alguna cuando se habla de trasnsfomación es difícil no recordar el Pacto Por México que en 2012 firmaban el PRI, PAN y PRD con el propósito de discutir y consensar el Paquete de Reformas Estructurales que llevarían a México a encarrilarse hacia el primer mundo.


Sin hacer una apologia del Pacto Por México es preciso decir que lo bueno siempre cuenta y de este podemos contar que de las 13 reformas llevadas a cabo durante la primera mitad de la administración Peñista muchas de ellas se vieron reflejadas positivamente en el corto plazo en el grueso de la población como la reducción de un 50% el costo de tarifas de telefonía fija y móvil que trajo consigo de manera permanente la reforma en telecomunicaciones.
Hay muchas cuestiones muy positivas que se pueden hacer mención de las Reformas Educativa, Financiera, Fiscal, Energética, Político-Electoaral, Competencia Económica, etc. Sin embargo la narrativa de la transformación en algún momento dejo de tener la fuerza que tuvo en una primera instancia y la discusión se torno eminentemente partidista y electorera de manera sistemática.


Es importante hacer mención a qué la falta de continuidad de políticas públicas, regulaciones y legislaciones trae aparejada la falta de dinamismo del desarrollo económico y del progreso social y humano de la población promedio.


Es por ello que podemos decir que existe hoy día una agenda de reformas que aún se encuentran pendientes en México y por tanto en nuestro estado. Una de ellas es replanteamiento de manera conciente el sistema de coordinación fiscal de nuestro país no como un ejercicio de limitar al gobierno federal, si no de hacer más competitivos y dotar de una mayor autonomía financiera a Estados y municipios y con ello hacer congruente el espíritu federalista y municipalista de nuestra Constitución.
Avanzar en mayor inclusión financiera de la población no solo llevando cajeros automáticos a comunidades lejanas, si no también estimulando el crédito productivo a emprendedores y empresarios por medio de una reducción a las tasas de interés bancario.


Apostar por un sistema intensivo y transversal de profesionalización y en su caso especialización de los trabajadores y funcionarios del sector público en los tres poderes del estado y en los tres órdenes de gobierno federal. estatal y municipal.


Y aunque hay muchas cuestiones más que pueden subirse a la discusión programatica de cara al 2021, yo dejo a consideración de partidos alianzas, coaliciones o frentes estos tres aspectos que enriqcerían la vida política, económica y social el estado y del país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email