Mario delgado

Por: Víctor Hugo Ortiz Montalvo.

Después de un proceso de elección largo, complicado, tenso y competitivo las casas encuestadoras dieron a conocer el día 23 de Octubre de 2020 a Mario Delgado Carillo como eventual ganador de la encuesta definitiva para elegir al próximo presidente nacional del partido MORENA. Dados a conocer los resultados, Delgado Carillo gano con un 58.6% de preferencia sobre su rival Porfirio Muñoz Ledo quien alcanzó solo 41.4% de las preferencias, de acuerdo con el anuncio del Instituto Nacional Electoral (INE). La llegada de Mario a la dirigencia Nacional de Morena implica uno de los retos más complicados en su carrera política. Desde ya, Mario tendrá que desempeñar una serie de tareas y enfrentar múltiples retos que son demasiado complicados.

Los retos y tareas que tendrá que enfrentar Mario Delgado en su paso por la Dirigencia Nacional de MORENA son los siguientes:

1.-El principal reto y el más difícil para Mario Delgado será lograr la unidad del partido. Lo cual no es para nada fácil, de entrada la victoria de Delgado ha sido descalificada por su rival Muñoz Ledo y en segundo al ser MORENA un movimiento social compuesto por una gran cantidad de simpatizantes provenientes de todos los partidos, de todos los colores y que actualmente se encuentra en una crisis de división que ha sido más que evidente en este proceso de renovación de la dirigencia nacional. Ante este escenario se pondrá en evidencia la capacidad política de Mario para generar consensos entre todas las fuerzas políticas al interior de MORENA.

2.-Fortalecer a MORENA. Con la victoria contundente del PRI en la elecciones pasadas, celebradas en los estados de Coahuila e Hidalgo, es más que evidente que MORENA sin Andrés Manuel López Obrador en las boletas electorales es un partido totalmente diferente. MORENA sin AMLO como dirigente o como candidato, pasa a ser un partido débil, carente de protagonismo y que se vuelve susceptible de ser derrotado. Si a esto le sumamos que el actual presidente de la república pareciera que ya no le interesa fortalecer al partido, el movimiento de regeneración nacional se ve bastante debilitado y para muestras los resultados de Coahuila e Hidalgo. De aquí que Mario debe de fortalecer y encaminar en una ruta competitiva al Movimiento de Regeneración Nacional para que este resulte triunfalista en los próximos comicios electorales que se llevaran a cabo el próximo domingo 1 de junio del 2021, en donde se elegirán nada más y nada menos que 15 Gubernaturas y habrá elecciones locales el mismo día en los 32 estados.

3.- El perfil de Mario. Si revisamos la trayectoria política de Delgado podemos llegar a la conclusión que tiene poca experiencia en temas electorales. Si bien ha desempeñado múltiples cargos públicos al frente de las administraciones del Distrito Federal, el perfil de Mario carece de ganar elecciones por mayoría relativa. La poca experiencia en temas electorales podrá pesar para bastante a la hora de conducir a MORENA.

Habrá que esperar un tiempo para conocer la capacidad política y operacional de Mario Delgado por su paso en la Dirigencia Nacional de MORENA. Al término de su mandato Mario podría hacer historia si logra tener un partido competitivo en el 2021 que le permita ganar amabas cámaras, que tanto le vendrían bien al presidente para impulsar su proyecto de Nación. O de lo contrario, si Mario no es capaz de fortalecer al movimiento pasara como uno de los responsables que no pudo refrendar la mayoría calificada. De Mario y de su equipo de trabajo dependerá lograr que MORENA gane la mayoría de cargos públicos y de elección popular que están en disputa en el 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email