Autor: Víctor Hugo Ortiz Montalvo.

La semana nacional de vacunación antirrábica para caninos y felinos comenzó el pasado domingo 19 de septiembre en algunos estados del país, entre ellos Michoacán. Dicha semana se extiende de manera oficial hasta el 25 de septiembre, sin embargo y debido a que las metas de vacunación que se deben de cumplir son altas, el periodo de vacunación suele extenderse incluso una semana más sobre todo en los municipios grandes como lo es la ciudad de Morelia por mencionar algún ejemplo.

En esta semana se realiza un gran trabajo en equipo que involucra la participación conjunta del personal de los servicios de salud, pasantes, voluntarios, medios de comunicación y ciudadanía en general. Las principales actividades que desempeña el personal de salud durante esta semana están enfocadas en la difusión, concientización y administración de dosis aplicadas a la comunidad canina y felina.

De acuerdo a la información proporcionada por la Secretaría de Salud la vacuna antirrábica se aplica en perros y gatos a partir del primer mes de vida, la segunda dosis a los 3 meses y para complementar el esquema se aplica un refuerzo cada año.

La rabia es una zoonosis viral que afecta a los animales domésticos (perros, gatos), y a los animales silvestres (coyotes, zorros, mapaches), y se transmite al ser humano cuando este sufre una mordedura y tiene un contacto directo con la saliva de un animal infectado.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el perro es la principal fuente de muertes humanas por rabia, contribuyendo hasta el 99% de todas las trasmisiones de la rabia a los humanos. De aquí la importancia de vacunar a nuestras mascotas.

La rabia es una enfermedad mortal que repercute de manera negativa no solo en la salud de la persona enferma, sino que además transgrede los aspectos sociales, psicológicos y económicos de las familias y autoridades gubernamentales.

Los familiares de una persona enferma de rabia sufrirán fuertes daños psicológicos al ser testigos de las graves manifestaciones clínicas que experimentan los pacientes a lo largo del tiempo.

Por otro lado la Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que el costo generado por esta enfermedad asciende a US$ 86OO millones al año.

Valdría la pena considerar esta serie de repercusiones negativas que se pueden desencadenar por el simple hecho de no vacunar a nuestras mascotas. Seamos ciudadanos responsables y cuidemos la salud de nuestras mascotas, de nuestros seres queridos y de la comunidad en general.

Aprovechemos los grandes avances que hemos tenido como país y como estado en torno a esta problemática de salud. En base a los datos de la Secretaría de Salud: en México desde el año 2017 no se tienen casos de rabia canina y desde el 2006 rabia humana transmitida por perros. Lo anteriormente mencionado se debe a la suma de esfuerzos que han venido realizando desde hace décadas las autoridades de salud en los ámbitos nacionales, estatales y municipales. Sin dejar de lado a la participación comunitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email