Por: Víctor Hugo Ortiz Montalvo*

* Premio Padre de la patria 2018-2019 por la UMSNH, Secretario general del Instituto de formación y capacitación política “Jesús Reyes Heroles”.

La crisis se define como un cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o la manera en que estos son apreciados, según la Real Academia Española (Diccionario de la lengua española [DLE], 2014). Y en efecto la pandemia que vivimos hoy en día nos ha causado cuatro graves crisis, la crisis sanitaria, la crisis económica, la crisis social y la crisis política. Para entrar en contexto y entender la magnitud de cada crisis es pertinente describir cada una de ellas.

En primer lugar tenemos a la crisis sanitaria y es que desde que se registró el primer caso de la COVID-19 en México, el cual fue dado a conocer por el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del gobierno de México el día 28 de febrero del año 2020 (MedioTiempo, 2020), a la fecha el número de contagios y muertes son más que alarmantes, son números duros, trágicos, que ya tiene a México con un total de 344 mil 224 casos positivos confirmados y 39 mil 184 defunciones (Salud, 2020). México se encuentra ya dentro de los 5 países latinoamericanos con más contagios, ocupando el lugar número tres solo por debajo de Perú, que según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) registra un total de 353 mil 590 casos confirmados ocupando el segundo lugar y por debajo de Brasil que ocupa el tercer lugar con un total de 2, 0099, 896 contagiados.

En segundo lugar tenemos a la crisis económica que al igual que la sanitaria ha dejado números verdaderamente tristes, las medidas preventivas de aislamiento social propuestas por la Secretaria de salud han llevado a cerrar miles de negocios, pequeñas, medianas y grandes empresas, restaurantes, lugares públicos y turísticos que representan las principales fuentes de empleo de la sociedad mexicana y que por la crisis sanitaria se han visto en la grave necesidad de reducirles el sueldo a sus trabajadores o en el peor de los casos a despedirlos. La crisis económica se agudiza cuando se tiene como antecedente que antes de la pandemia, México registraba a principios de año un decrecimiento económico y una grave desaceleración económica provocada por el cambio de gobierno y si a esta crisis le sumamos que se carece de una verdadera estrategia integral para rescatar la economía mexicana, el panorama suele ser verdaderamente aterrador, además de que el analista Marco Arias del Grupo Financiero Modex prevé un total de hasta 1.3 millones de trabajos perdidos por la COVID-19 (DIGITAL, 2020).

En tercer lugar tenemos la crisis social, la cual es más que evidente, tras la llegada de este nuevo virus a México, se empezó a generar una serie de aspectos negativos propios de una crisis social, como lo son compras de pánico, aumento la desconfianza, surgieron teorías y pensamientos de conspiraciones, agresiones al personal de salud, y la sociedad de forma general e individual empezó a experimentar sentimientos y emociones que afectan su salud mental como lo son ansiedad, estrés, tristeza, depresión, ira, enojo y un grave aumento de casos de violencia familiar por permanecer en casa largos periodos de tiempo. Generado así una gran tensión social que pareciera no tener fin.

Por último tenemos a la crisis política, y es que la pandemia ha puesto en evidencia los aciertos, fortalezas, debilidades y errores que tienen los gobernantes y partidos políticos para hacer frente a esta crisis sanitaria, hay quienes han salido mejor librados y tiene una percepción positiva por parte de la sociedad por su formar de hacerle frente a la pandemia y hay otros que tiene una percepción totalmente negativa por el mal manejo de la misma, lo cual no abona nada positivo a la ya tan debilitada, desprestigiada y decaída imagen de los partidos políticos y sus gobernantes.

Convencido estoy que la única forma de combatir las cuatro crisis es bajo la bandera de la unidad, una unidad que incluya a la sociedad y gobierno, donde se involucren y participen todos los gobiernos, de todos los partidos políticos sin importar colores e ideologías, y donde participen además todos los actores sociales para hacer frente a esta contingencia sanitaria, es tiempo de ser solidarios sí, pero también es tiempo de estar unidos y de encontrar en la unidad la suma de voluntades para hacerle frente a las cuatro crisis, que no son para nada sencillas, pero que si se trabaja en unidad y cada parte hace lo que corresponde estoy seguro que se pueden vencer y salir librados, con graves pérdidas económicas, materiales, humanas y sociales, pero al fin de cuentas librados.

Bibliografías
Trabajos citados
Diccionario de la lengua española [DLE]. (2014). Diccionario de la lengua española . Obtenido de Diccionario de la lengua española: https://dle.rae.es/crisis
DIGITAL, L.-D. (13 de JUNIO de 2020). LOPEZ-DORIGA DIGITAL. Obtenido de LOPEZ-DORIGA DIGITAL: https://lopezdoriga.com/economia-y-finanzas/crisis-por-desempleo-en-mexico-es-mas-aguda-de-lo-que-afirman-autoridades-senalan-expertos
Española, R. A. (octubre de 2014). https://dle.rae.es/crisis. Obtenido de https://dle.rae.es/crisis: https://dle.rae.es/crisis
MedioTiempo, E. (28 de Febrero de 2020). ¿Cómo llegó el coronavirus a México? Obtenido de MedioTiempo: https://www.mediotiempo.com/otros-mundos/como-llego-el-coronavirus-a-mexico
Salud, S. d. (19 de Julio de 2020). Secretaria de Salud . Obtenido de Secretaria de Salud : https://www.gob.mx/salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email